domingo, 25 de marzo de 2007

Hoy estoy tranqui, lo juro (I´m ok I promise)

Quizá fué el cambio de perspectiva de ayer, el leer opiniones sobre relaciones con casados (gracias google que estás en los cielos), o que se yo. Pero como que hoy lo veo todo algo más claro y estoy tranqui. Y me da a mi que no voy a caer de nuevo en la tontería. Y hasta siento pena por la chica en vez de rencor u odio.

Así que para seguir con la idea de odio voy a contaros la boda a la que asistí el sábado, que ahí también me dio tiempo a odiar (empiezo a parecerme a Buddy Bradley).

La boda fue en un pueblo castellano famoso por sus vinos, uno tiende a pensar que en este tipo de sitios aún se conservan los viejos patrones de conducta... Pero no. Es que no lo entiedo. Porque yo no soy creyente, ni creo en el alma, ni en la vida despues de la muerte, ni nada de eso. Pero entro en una iglesia y sé que ahí hay gente que realmente cree, y por su fé merecen mi respeto. Además, una boda que es la unión de 2 personas poniendo por testigo a Dios, y la gente allí actuando como el público de Crónicas Marcianas, hablando entre ellos, mirando el móvil, contandose chascarrillos... No respetaron siquiera la eucaristía, COÑO UN POCO DE RESPETO QUE ESTAMOS CONVIRTIENDO UN TROZO DE PAN Y UNA COPA DE VINO EN CARNE Y SANGRE DE CRISTO!!!!!!! Pero ni por esas, y vale que es una celebración y tal, pero las gilipolleces dejalas para la salida no seas ternasco.

Y ya pasamos al banquete y allí estaba la mesa de los graciosos, de los que en mitad de la comida se ponen a gritar "Que se besen, que se besen" y no paran hasta que se besan los novios. La broma igual para una vez está bien, pero hoy en día que los banquetes de boda se componen de por lo menos 5 platos, y tener que aguantar la gilipollez cada vez que no tenían comida en la mesa me pareció excesivo. Si por mi fuera, les enchufaba un tubo y les alimentaba como a las ocas para que no pudieran hablar.

Y como colmo de la gracia, los que tienen regalos tan especiales que se los tienen que dar durante el banquete para que los vea todo el mundo. Y el regalo estrella fue una enorme especie de máquina de tocadiscos, pero con CD´s (que ya estamos en SXXI). Una monstrosuidad que brillaba con luces de colores, y sonaba todo lo mal que puede sonar un trasto que no está ideado para emitir sonido, sino para enfurecer de envidia a nuestros amigos más gañanes. Algo como esto pero en gigante ( http://www.faq-mac.com/mt/archives/img/jukebox_iPod.jpg ). Pues ahí me lo pusieron justo al lado, haciendo sonar a todo volumen Cadena Dial. Ya hay que ser hijos de puta. Eso mezclado con el run run de la gente hablando y el sonido de la música de la sala (¿Por qué cenar sin música cuando puedes cenar escuchando el Opá? Haz de tu boda un día realmente especial e inolvidable), pues que ya me estaba empezando a volver loco. Así que después de 30 minutos aguantando aquel escándalo, me acerqué a la máquina disimuladamente, como si la quisiese ver de cerca, con cara de incredulidad, y ahí estaba esperándome el botón de Power on/off. Un rápido movimiento de muñeca y a tomar por culo Cadena Dial!!!!! La cara que puso el padrino fue un poema. No sé si tenía envidia de no haberle echado cojones para apagarlo él antes, o estaba horrorizado por el linchamiento que podían hacer conmigo los zagales del pueblo, cuando se diesen cuenta de que había apagado el puto trasto.

Luego ya empezaron las copas, y la banda de música, aquí el choque con la realidad fue tan grande que tuve que salir corriendo a beber ginebras. NO!!! No podía aguantar la cara de seriedad que ponían los oriundos del pueblo para bailar un pasodoble, era demasiado hardcore para mi... Afortunadamente pude perderme el Paquito el chocalatero. Te alabamos señor!!!

A la salida del baile me encontré con uno de mis primos y pude recuperar una palabra que había perdido. Sinergia. Ahora toca usarla unas cuantas veces para no volverla a perder. Sinergia, sinergia, sinergia.

Y poco más, que vivan las bodas, que viva la España cañí!!! Que todos con teléfonos móviles de última generación, cámaras digitales con tropecientos mil megapíxeles y el emule descargando películas a todas horas. Pero sabemos lo que nos gusta, y lo que nos gusta es la juerga, y las cosas grandes con muchas luces y que hagan ruido, y el cachondeo, y que somos tan modernos que no sólo hemos matado a Dios, si no que nos vamos a su casa a reirnos de Él. Y claro, luego hay gente que se casan por los mismos motivos que hicieron la primera comunión... Por los putos regalos.

Te alabamos señor!!!!!

Y de paso el toque freaky

ESPARTA!!!!!!

2 comentarios:

Rodrigo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rodrigo dijo...

¡¡¡AAAUUU!!!

Vaya una mierda de grito que han elegido, por cierto... XD