miércoles, 19 de mayo de 2010

Picnic extraterrestre (Iván Ferreiro 2010)

A Iván hay que quererle, su trayectoria es tan confusa que hay que quererle por lo que fue y por lo que se ha convertido.

Mi primer contacto con el pequeño genio fue con "Manual para los fieles" (1997), uno de los mejores discos que se han grabado en España, con una producción perfecta sin salir de Galicia, con aquel "Fecha caducada" que le daba mil vueltas a todo lo que se hacía en España, y con aquel "Mi matadero clandestino" acompañando a la peor película de Batman jamás hecha que no pegaba ni con cola, y con el video uno pensaba ¿Qué coño le pasa a ese enano? ¿Por qué está espasmódico? ¿Y estos quienes son? ¿Por qué suenan tan bien?

Después de aquello me hice con lo que puede del resto de discos, y siguieron las sorpresas ¿A quién se le ocurre empezar su carrera discográfica con un directo? ¿Por qué Poligamia es tan irregular?... Pasado bastante tiempo, vino "Fin de la primera parte" y aquella versión de "My way" de la que me he acordado al escribir esto, porque la había olvidado totalmente, y que molaba y sigue molando. Y finalmente el crack, la rotura, el fin de "Los piratas"... "Ultrasónica", sé que hubo discos después de "Ultrasónica" pero... Bueno, aquello era demasiado, a todas horas en todos los putos lados con lo de "Años 80", en el Corteinglés "Años 80", en la tele "Años 80" en la radio "Años 80", y uno puede querer mucho a "Los piratas", pero la canción era un poco truño y la quemaron de mala manera... Y el resto del disco, raro, raro, uno se imagina a la gente comprando el disco por lo de "Años 80" y gritando "PERO ESTO QUÉ ESSSSSSSS??" al escuchar el resto, Caóoooticooo malvado, caóooooootico siniestro, caóoootico cerrado, caótico neutral...

A partir de ahí empezaron las cosas extrañas, "Respuestas", "Dinero", "Relax", mil bolas de luuuuuuuuz, en lo que suponía que era la cima de su carrera, después de haber perseguido el éxito como locos, "Los piratas" se metían en cosas experimentales y bizarras para la españoladidad nuestra, minimalismo electrónico y experimentos sonoros. Con una cantidad ínfima de discos "Los piratas" habían hecho el recorrido completo de una banda con 20 discos de estudio. Estoy hablando de un grupo con 10 años de historia, 3 álbunes de estudio y que realmente nunca llegaron a calar lo suficiente en la gente. Todo había ido demasiado rápido.

Y se acabaron "Los piratas", se hizo el concierto homenaje y la gente fue a ver a las estrellas invitadas... Todo muy así.

Y después el silencio, pero con en la era digital nunca hay silencio del todo, la leyenda decía que Iván había vuelto a tocar, que iba por los bares de Galicia vestido de mujer junto con su hermano haciendo versiones acústicas de las canciones que le gustaban, y que curiosamente Rai Doriva nunca podía asistir a los conciertos. Y ahí estaban las grabaciones en el Emule, un Iván renacido con un punto gracioso, haciendo lo que le gusta sin ataduras y cantando "Ladies and Gentlemen We are Floating in Space" de Spiritualized, a dos voces, dos guitarras y cuatro cojones, en un bar. La etapa final del purgatorio de todo buen viaje iniciático, el pequeño Iván convertido en una suerte de Ulises se da cuenta que a él lo que le gusta es la música, ni la fama, ni el reconocimiento, él es un animal musical ya sea en Las Ventas o en un bar perdido de aforo ridículo.

Y entonces ocurrió, "Canciones para el tiempo y la distancia (2005)", la rentré, Iván volvía sin apaños electrónicos de por medio, y con uno montón de temas realmente buenos. Y hacía "Ciudadano A", y se posicionaba donde ningún otro artista español de cierto renombre se había atrevido. Y estaba Turnedo, y Mi furia paranoica y El viaje de Chihiro... Un Born Again épico! El pequeño vigués justo en el ojo del huracan convirtiéndose finalmente en leyenda musical.

A partir de ahí, colaboraciones con los músicos españoles de moda y miles de conciertos, a mi es que no me entra en la cabeza que hace Iván con los payasos de "Pereza".

"Mentiroso, mentiroso" fue un disco aburrido, sonaba a ya escuchado, lo siento, de verdad, es así, era un disco terriblemente aburrido y "Canciones para el tiempo y la distancia" había puesto el listón muy alto.

Y ahora Picnic extraterrestre, Iván enfadado con el pasado, Iván reconociendo que por fin se siente a gusto consigo mismo, Iván entendiendo que nunca llegó al reconocimiento porque las cosas son así en la música. Iván que parece no darse cuenta que igual es todo pelín apresurado, que han pasado 20 años desde que empezaron "Los Piratas", que por trayectoria y número de obras es demasiado pronto para ser Andrés Calamaro o... Bob Dylan. Pero Iván parece que no sabe ir a un ritmo más pausado, y está llegando al final de "La Odisea" demasiado pronto ¿Y luego? No hay nada peor para una mente creativa que quedarse en un pequeño paraíso, que rodearse de gente que le alabe y no sea crítica, que le digan que sus pedos huelen a rosas, esa es la razón por la que se hacen discos como "Mentiroso, mentiroso"

De Iván espero que me sorprenda, que vuelva a las guitarras eléctricas rabiosas, a los arreglos con bases electrónicas, a los coros y las dobles voces, que empiece otra vez el viaje de cero, porque se le ven las ganas, se le ve que tiene ansia por hacer cosas, porque por mucho que lo niegue tiene la espinita clavada del grupo que no fue lo suficientemente reconocido... Sería genial que diese toda la vuelta y que Ulises se volviera a meter en el barco.

Nota 1: Me dejo sin comentar "Las 7 y media", que supongo que he escuchado y olvidado a partes iguales, lo volveré a escuchar a ver...
Nota 2: La web que se ha montado el Señor Ferreiro mola mucho
Nota 3: Pero como he podido olvidar "Las 7 y media"????... Un buen disco también.

No hay comentarios: