miércoles, 25 de marzo de 2009

David Cronenberg

Hay cosas que automaticamente le marcan a uno como perturbado. Una de ellas es decir que te sientes atraido por las películas de David Cronenberg. Atraido del tipo, esto me parece asqueroso pero no puedo dejar de mirar, o esto me parece asqueroso pero el mensaje vale la pena. O esto es totalmente amoral y depravado, Santo Dios que nadie me vea viendo esto!!!!

Si consumes cultura gay eres gay, si consumes cine fantástico eres friki, si consumes películas de terror eres un flipado medio tonto, si ves películas iranís eres un gafapasta petulante... Pero si confiesas tu afición a Cronenberg es que eres potencialmente peligroso.

Las películas de Cronenberg suelen revolver el estómago, se mueven entre lo grotesco  y lo depravado, confunden. El resultado es que el espectador no acostumbrado rompe su suspensión de credulidad y acaba aburriéndose y riéndose de forma idiota, o directamente quita la película asqueado preguntándose qué clase de mente enferma puede consumir ese tipo de cine (reconozco que nunca terminé de ver Crash porque me sobrepasó, tengo que volver a intentarlo).  

Y es que el Cronenberg "leyenda depravada" es un humorista de una sola broma, pero su broma es suficiente para llenar cintas y cintas. Sus historias suelen comenzar en un entorno cercano a la realidad, y poco a poco los protagonistas van entrando en un mundo paralelo lleno fetichismo. Resulta curioso que en sus películas rara vez haya sexo explícito (excepto en Crash), pero que todo esté cargado de eroticidad. 

Lo erótico en Cronenberg puede ser un agujero en la médula espinal que es tratado como un ano o una máquina de escribir transformada en un trozo de carne sexualmente activo. Una vagina en el estómago, o una televisión sensible y cachonda.

Cronenberg no juega al niño malo como Amenabar en Tesis, Cronenberg te arma un cristo visceral (con visceras) al que añade una reflexión de fondo, porque todo lo que pone en pantalla son sus propios monstruos, y el que quiera viajar que viaje y el que no que se apee, aquí no va a haber concesiones.

Pues eso, que no veaís películas de Cronenberg y que si las veis no lo contéis por ahí. Y si por un casual conocéis algún día a alguien que le gusten las películas de Cronenberg salid corriendo. 

Avisados quedáis

Guía rápida para perder la cabeza

Spider
Videodrome
Leer la biografía de William S. Burroughs en la Wikipedia y ver Naked Lunch
Acabar Crash y decir que te ha gustado


2 comentarios:

cósima dijo...

No conozco nada de él pero me están entrando ganas.

Lo único que recuerdo ser incapaz de aguantar fue La Isla de Kim Ki-duk.

Saludos!

Anónimo dijo...

Esa película no sé como llegó a mis manos, pero la cinta que yo tenía venía recomendada por Carlos Pumares en la portada (cuando Pumares aún era un algo respetado, luego pasó a ser un algo a secas). Empecé a verla y también la quité, pero por puro sopor. Reconozco que las imágenes de las balsas y tal eran muy bonitas, pero joder, creo que ni siquiera llegué a la parte disruptiva.

De todas maneras yo no soy ningún maniaco buscador de snuff movies, me inmiscuyo demasiado en las películas y cualquier cosa me deja tocado. Yo veo lo del ojo de Luis Buñuel y no me recupero hasta pasado 3 días.

El señor Cronenberg sigue siendo un tipo mainstream al que le ponen sus películas en las salas comerciales, y es en ese entorno donde destaca por enfermizo.